Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Inicio del Menú Secundario

Fin del Menú Secundario

  1. Está usted en:
  2. Inicio
  3. Hogares
  4. Hogares eficientes
  5. Cocina
  6. Cocción

EDPCocción

Comienza el contenido principal

¿Cuál elegir?

Cocina eléctrica

  • Con las cocinas vitrocerámicas conseguiremos ahorros en tiempo y energía, además de ser más cómodas.
  • Mejor si posee horno con grill o gratinador.
  • Vitrocerámica: Es la mejor solución calidad/precio. Su magnífico rendimiento está basado en la perfecta transmisión del calor en sentido vertical, sus cualidades para mantener la temperatura, además de permitir un gran control y regulación de la misma. Existen dos tipos de cocinas vitrocerámicas eléctricas en función de su regulación:
    • Regulación por energía: Permite controlar el calor de cada zona entrando solamente en funcionamiento cuando el termostato ordena automáticamente reponer calor, de tal modo, que lo que regulamos en los mandos no es la potencia, (que en este tipo de cocina siempre entra al máximo) si no, los tiempos de "encendido", "apagado" Esto supone un ahorro en los consumos al funcionar estrictamente el tiempo necesario.
    • Regulación por potencia: En este caso, el mando permite distintas conexiones de las resistencias, correspondiendo a cada posición, un determinado valor de potencia de calentamiento.
  • Vitrocerámica de inducción: La mejor opción es la encimera vitrocerámica por inducción. Es el "último grito" en cocinas vitrocerámicas.
  • Su característica más espectacular es que transmite el calor al recipiente manteniendo la superficie de cocción fría. Por otra parte, no es necesario esperar, pues el calor requerido en el mando, se genera instantáneamente al accionar este.
  • El no tener que esperar para obtener la temperatura deseada, se traduce en menor tiempo requerido y por tanto menor consumo. Es lisa, sin quemadores, y su superficie es un vidrio cerámico con alto grado de resistencia al peso y a los golpes. Su precisión en cada temperatura de cocción es exacta.
  • Otra cualidad diferencial de este tipo de cocina eléctrica es su gran seguridad al no calentar las placas mientras se cocina.

Cocina a gas

  • Las encimeras de gas natural consiguen un importante ahorro de energía y ofrecen total seguridad en su funcionamiento.
  • Las encimeras cristalgas unen las ventajas de cocinar con la llama de gas natural y practicidad de las placas con superficie de cristal templado, que incorporan quemadores extraíbles para su limpieza.
  • Con el vitrogas podrás aprovechar el calor residual y con ello aprovechar energía.

Menaje

Tanto por el material como por su forma, las características del menaje utilizado van a determinar una cocción más o menos rápida con lo que esto significa para el consumo. Microondas Las "microondas plus", microondas combinadas con radiación (resistencias), ofrecen un campo de posibilidades para cocinar más amplio que el microondas normal: permiten cualquier forma de cocción, asado o asado al grill.

¿Cómo ahorrar?

  • Siempre que puedas utiliza ollas a presión super rápidas: sin apenas pérdidas de vapor durante la cocción, consumen menos energía y ahorran mucho tiempo.
  • Si dispones de una batería de cocina que difunda bien el calor, ahorrarás energía.
  • Al tapar las cazuelas evitamos la pérdida de calor, ahorramos energía en la cocción, y evitamos tener que volver a calentarlo antes de servir, ya que mantiene más tiempo la temperatura.
  • Apagar el fuego antes de acabar la cocción permite aprovechar el calor residual, (cocina eléctrica, excepto inducción).

Uso y mantenimiento

Cada día tenemos menos tiempo para cocinar, pero sigue siendo cierto que en ningún sitio se come como en casa. Hoy en día existen múltiples posibilidades y combinaciones a la hora de decidir, adaptándose a todos los hábitos, necesidades y estéticas.

Cocina de fogones

La cocina de fogones alimentada por gas natural es el elemento imprescindible para los amantes de los platos elaborados, y la cocina tradicional. La llama y el calor son instantáneos, la llama azul se regula manualmente, sólo con verla podemos calcular la intensidad de calor que estamos aplicando.

Con el fuego, la potencia de la llama y su ausencia de inercia evitan el recalentamiento y reducen el tiempo de precalentamiento, reduciendo así el consumo de energía.

Además, al apagar el fuego, el calor se detiene al momento, evitando así desbordamientos y excesos de tiempo de cocción.

El gas natural, al producir naturalmente la humedad en el momento de su combustión, no desperdicia las propiedades de los alimentos que se cocinan al fuego y preserva todas sus sales minerales y sus bellos colores, dorándolos y manteniendo toda su textura.

Cocina eléctrica

La cocina eléctrica es una solución sencilla y económica, para quienes no pierden tiempo en la elaboración de platos complicados. La placa eléctrica se utiliza habitualmente para calentar, por lo que lo más común es que vaya acompañando a otras soluciones (generalmente fogones de gas).

Vitrocerámica eléctrica

La cocina vitrocerámica eléctrica se ha extendido muy rápidamente debido a sus innegables ventajas: su estética, su fácil manejo y sobre todo, lo sencilla que resulta su limpieza por su superficie totalmente lisa, han hecho de esta opción una de las más votadas por el ama de casa moderna.

Existen dos tipos de cocinas vitrocerámicas eléctricas en función de su regulación.

  • Regulación por energía: Permite controlar el calor de cada zona entrando solamente en funcionamiento cuando el termostato ordena automáticamente reponer calor, de tal modo, que lo que regulamos en los mandos no es la potencia, (que en este tipo de cocina siempre entra al máximo) si no, los tiempos de "encendido" "apagado". Esto supone un ahorro en los consumos al funcionar estrictamente el tiempo necesario.
  • Regulación por potencia: En este caso, el mando permite distintas conexiones de las resistencias, correspondiendo a cada posición, un determinado valor de potencia de calentamiento y permitiendo de esta forma una buena regulación de la temperatura.

Vitrocerámica eléctrica de inducción

Es el "último grito" en cocinas vitrocerámicas. Su característica más espectacular es que transmite el calor al recipiente manteniendo la superficie de cocción fría. Por otra parte, no es necesario esperar, pues el calor requerido en el mando, se genera instantáneamente al accionar este. El no tener que esperar para obtener la temperatura deseada se traduce en menor tiempo requerido y por tanto menor consumo.

Vitrogas

Aunque menos desarrolladas tecnológicamente, las placas vitrogas permiten cocinar sobre una superficie vitrocerámica lisa y fácil de limpiar con toda la economía y rapidez del gas natural.

Placa mixta vitrocerámica

Es la solución más novedosa, para los que lo quieren todo. Combina la estética y fácil limpieza de la vitrocerámica eléctrica con los fogones de gas tradicionales, permitiendo la máxima eficacia en el mínimo tiempo con la electricidad o una cocción elaborada y una perfecta regulación con el gas natural y todo con un sencillo uso y mantenimiento.

¿Quieres saber más sobre electrodomésticos?

Fin del contenido principal