Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Inicio del Menú Secundario

Fin del Menú Secundario

  1. Está usted en:
  2. Inicio
  3. Hogares
  4. Hogares eficientes
  5. Cocina
  6. Lavadora y secadora

EDPLavadora y secadora

Comienza el contenido principal

¿Cuál elegir?

Lavadora

  • Podrás elegir entre un aparato eléctrico o bitérmico, que funciona con agua precalentada por la caldera de gas. Opta por la fuente de energía que mejor se adapte a tus necesidades y a tu disponibilidad de suministro.
  • El número de programas de la lavadora que elijas debe coincidir con los tipos de tejidos que uses (algodón, fibras, lanas, etc), el grado de suciedad y el color de la ropa que normalmente laves.
  • Exige unas características mínimas, cuatro niveles de temperatura, dos velocidades de agitación durante el lavado y una velocidad suficiente de centrifugado, mínimo 700 r.p.m.
  • El hecho de que utilices poco agua para los lavados será un indicativo de la calidad del aparato.
  • ¿Carga fronta o superior? Si deseas utilizar la parte superior como plano de trabajo, o quieres superponer en columna una secadora, escoge una lavadora de carga fronta. Si tienes problemas de espacio la solución es una lavadora de carga superior, más estrecha que la de carga frontal.
  • No descuides tu seguridad. Tu lavadora debe incorporar dispositivos de seguridad, tales como bloqueo de la puerta durante el funcionamiento, que la toma de corriente tenga terminal de tierra o dispositivos que protejan el motor contra sobrecalentamientos.
  • En la lavadora eléctrica observa la etiqueta energética en la que se te informa, entre otras cosas, del consumo, rendimiento y ruido del aparato.

Secadora

  • Podrás elegir entre aparatos eléctricos o de gas. Opta por la fuente de energía que mejor se adapte a tus necesidades y disponibilidad de suministro.
  • Dos aparatos en uno.  La "lavadora - secadora" es otra opción válida y cómoda que se te ofrece al reunir en un mismo aparato las funciones de lavado y secado. La ventaja que presenta es el ahorro de espacio conseguido, pero tiene el inconveniente de no poder secar de una sola vez la carga máxima de la lavadora, ya que el proceso de secado requiere un volumen de tambor mayor para la misma cantidad de ropa.
  • En la secadora eléctrica observa la etiqueta energética en la que se te informa, entre otras cosas, del consumo, rendimiento y ruido del aparato.

¿Cómo ahorrar?

  • Siempre que puedas recurre a programas de baja temperatura o incluso con agua fría y cárgala al máximo.
  • El centrifugado a alta velocidad supondrá menos energía que utilizar la secadora.
  • Limpia regularmente el filtro de la lavadora: funcionará mejor y ahorrará energía.
  • Ten presente que el 90% de la energía consumida se utiliza en calentar el agua, sólo el 10% se utiliza para agitar el agua.

Uso y mantenimiento

Secadora

Si no dispones de un lugar adecuado para tender tu colada, la secadora te será un aparato de mucha utilidad. En función de las necesidades, de la disponibilidad de suministro y del espacio disponible puedes optar por tres tipos de máquinas:

  • Secadora de evacuación directa (secadora de extracción de aire): Este tipo de aparato lo podrás encontrar tanto a gas como eléctrico. En estos aparatos, el aire húmedo se elimina lanzándolo al exterior, bien directamente o bien a través de una canalización flexible. Si se utiliza canalización de descarga debe ser lo más corta posible ya que, de otra forma, el rendimiento del proceso de secado disminuye y, como consecuencia, el tiempo de duración se alarga. Este es el sistema más sencillo y barato, recomendable siempre que no exista problema alguno de ventilación del local.
  • Secadora de condensación (por agua): Este tipo de secadoras son generalmente de tipo industrial y es raro encontrarlas para usos domésticos. En ésta el aire húmedo que sale del tambor se hace pasar por un serpentín refrigerado por agua que lo enfría, produciéndose la condensación del vapor de agua contenido en el mismo. El aire, una vez seco reinicia normalmente el ciclo. El agua condensada puede recogerse en un recipiente que es necesario vaciar periódicamente o verterlo directamente a la red de desagüe. Este modelo no es recomendable pues necesita agua para su funcionamiento.
  • Secadora de condensación (por aire): Este tipo de secadora sólo funciona con energía eléctrica. Es igual a la anterior aunque la condensación del vapor contenido en el aire húmedo se efectúa en un condensador refrigerado por aire tomado del exterior del aparato, e introducido en él por la acción de un ventilador (diferente al que introduce el aire en el tambor). El agua condensada se almacena en una bandeja o depósito extraíble en algunos modelos, puede instalarse una conducción directa al desagüe mediante una manguera. Funciona perfectamente en lugares ventilados, siendo este modelo el de mejor rendimiento y versatilidad.
¿Quieres saber más sobre electrodomésticos?

Fin del contenido principal