Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Inicio del Menú Secundario

Fin del Menú Secundario

  1. Está usted en:
  2. Inicio
  3. Hogares
  4. Hogares eficientes
  5. Servicios generales
  6. Calefacción

EDPCalefacción

Comienza el contenido principal

Gracias a los sistemas de calefacción modernos, nuestro hogar es un lugar confortable incluso en las condiciones climatológicas más adversas. Puede nevar en el exterior, pero en casa nos sentimos cómodos y protegidos.

¿Cómo ahorrar?

  • Una temperatura de 20ºC es suficiente para mantener el confort de una vivienda. En los dormitorios se puede rebajar entre 3 y 5ºC.
  • Apaga la calefacción por la noche, y por la mañana no la enciendas hasta después de haber ventilado la casa y cerrado las ventanas.
  • Durante el tiempo que no estás en casa, reduce la temperatura del termostato a 15ºC (posición de economía).
  • Revisa anualmente tu calentador o caldera para garantizar una combustión eficiente del aparato.
  • Cuando pongas la calefacción al inicio del invierno, comprueba que los radiadores no tienen aire en su interior (purgar los radiadores).
  • No tapes los radiadores con muebles o cortinas.
  • Si tu calefacción es individual, utiliza un sistema de control y regulación de temperatura (programador) para encenderla y apagarla en los momentos adecuados.
  • Si la calefacción es colectiva y la temperatura que proporciona es demasiado alta, no abras las ventanas, debes cerrar la llave de los radiadores.
  • En invierno, por las noches es preferible que apagues la calefacción.

Calefacción individual a gas

Calefacción continua, uniforme y a bajo precio para los que disponen de suministro de gas natural

Para disfrutar del calor de tu hogar de una forma continuada y uniforme, aprovechando las ventajas económicas que te ofrece el gas natural, únicamente necesitas una caldera que caliente el agua y unos radiadores que repartan el calor. Y si también deseas disponer de agua caliente sanitaria con el mismo aparato, sólo debes tener en cuenta que tu caldera tiene que ser una caldera mixta.

Si ya dispones del suministro de gas natural, se trata de una instalación sencilla y rápida, que no te supondrá ninguna molestia. Además, para que la inversión inicial no sea un obstáculo, EDP financia el 100% de tu calefacción individual con su Plan Calor Hogar.

Hilo radiante

La calefacción que no se ve, pero si se nota

La radiación por suelo es una buena opción para los edificios de nueva construcción, por las ventajas que presenta tanto estéticas y de espacio, como por las económicas que permite obtener gracias a la tarifa con discriminación horaria y a la ausencia de mantenimiento. Este sistema consiste en la instalación en el forjado del hormigón de cables, láminas o paneles calefactores, que desprenden calor a la vivienda sin ser vistos. Con ellos se puede obtener una temperatura base a bajo precio, al poder acumular calor en la estructura durante la noche, aprovechar las ventajas económicas de la tarifa con discriminación horaria, y alcanzar una temperatura de confort al actuar también como sistemas de calefacción directa durante el día.

Es el sistema más confortable al repartir el calor uniformemente por todo el suelo o techo y no resecar el ambiente. Con este sistema, podemos elegir la temperatura ambiente de cada estancia independientemente de las demás.

Acumuladores eléctricos

Para quienes desean disfrutar las ventajas de la tarifa con discriminación horaria

Esta es la opción idónea para los que deseen calefacción eléctrica y contraten la tarifa con discriminación horaria. Se denominan así, aquellos aparatos que permiten producir y almacenar el calor durante un período de tiempo, (por la noche 55% descuento) para restituirlo al ambiente cuando se considere necesario.

Calentando el aire de la estancia al pasar por el interior de su núcleo caliente. No todos los aparatos acumuladores son adecuados para las mismas estancias. De este modo, se recomiendan los acumuladores estáticos, que permiten una regulación parcial, para espacios nocturnos o de paso como dormitorios, pasillos, recibidor, etc. Para espacios de uso más frecuente y preferentemente diurno, como la sala de estar, comedor, etc, los más utilizados son los acumuladores dinámicos que permiten una regulación total del calor.

Calefacción central

Todo el edificio con el calor económico de una sola caldera

El gas natural es una buena opción para los sistemas de calefacción centralizados en edificios. Con ellos todo el edificio disfrutará de calefacción sin interrupciones y al instante, y sin necesidad de disponer de un espacio para la caldera en cada vivienda, ya que es una única caldera la que centraliza el calor y lo reparte a todos los radiadores del edificio. El sistema de calefacción central a gas resulta especialmente adecuado para los edificios que ya disponen de sistemas centralizados y que funcionan con otro tipo de combustible. El cambio de estos sistemas a gas natural, requiere de una instalación que no presenta ninguna dificultad y que reportará a todos los propietarios del edificio importantes ventajas económicas, además de que estarán contribuyendo conjuntamente al cuidado del medio ambiente.

La seguridad de estos sistemas están garantizados gracias un sistema de control remoto denominado Telegestión.

Bomba de calor

Aire acondicionado en verano y calefacción en invierno con un solo aparato

Esta es la opción para aquellos que necesitan un aparato de calefacción en invierno, y un aparato de aire acondicionado en verano. Con la bomba de calor no sólo disfrutarás del calor de tu hogar en invierno sino que también tendrás temperaturas refrescantes en verano, además de poder obtener unos ahorros energéticos de hasta un 30-40%.

Como aparato calefactor su sistema de funcionamiento básico consiste en tomar calor de un foco mediante un evaporador y cederlo a otro foco mediante un condensador. Según el medio del que el evaporador tome el calor (aire, agua, tierra) y el medio al que el condensador lo ceda (aire, agua, tierra), podemos hablar de varios tipos de bombas de calor, aunque para sistemas de calefacción en el sector residencial se utiliza generalmente la Bomba aire-aire. Los modelos que podemos encontrar son de gran variedad, como los modelos de ventana, los portátiles que se podrán transportar de un lugar a otro, las consolas compactas de aspecto estético y elegante, o los equipos "split" que requieren únicamente para su instalación hacer un pequeño hueco en la pared por el que pasarán pequeñas líneas refrigerantes muy delgadas.

Convectores y paneles radiantes

Para los que no quieren hacer obra

Los convectores son una buena opción para los que deseen un sistema de calefacción eléctrica con bajo precio coste de instalación y que no requiera de ningún tipo de obra para su instalación. Es un sistema de calefacción directa que permite obtener al instante la temperatura deseada mediante un termostato que incorpora el aparato. Los paneles radiantes por otro lado, son envolturas metálicas lisas, más estrechas que los convectores, que emiten la mayor parte del calor por radiación. Con ellos también se podrá obtener la temperatura deseada al instante, aunque son de mayor tamaño y precio que los convectores.

Placas solares y ventilconvectores

Para viviendas donde las necesidades de calor son puntuales. Estos dos aparatos, que requieren de electricidad para su funcionamiento, son recomendables para aquellos espacios de ocupación intermitente. Para cuartos de baño y como aparato de calefacción de apoyo en su modalidad portátil, opta por los ventiloconvectores.

¿Quieres saber más sobre servicios generales?

Fin del contenido principal