Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Inicio del Menú Secundario

Fin del Menú Secundario

  1. Está usted en:
  2. Inicio
  3. Hogares
  4. Hogares eficientes
  5. Servicios generales
  6. Iluminación

EDPIluminación

Comienza el contenido principal

Disponer de luz artificial es tan necesario y básico que no nos damos cuenta de las ventajas que reporta. Sólo cuando se funden los plomos o hay un apagón general somos conscientes de lo importante que resulta disponer de luz para caminar sin tropezar o poder leer un libro por la noche.

Lámparas incandescentes

Son las tradicionales bombillas, el tipo de lámpara más generalizado y conocido. Producen la luz cuando la corriente eléctrica pasa por un delgado filamento de cable. La bombilla se funde cuando dicho filamento se rompe.

Su coste es bajo, aunque su duración es relativamente corta (tienen una vida útil de aproximadamente 1000 horas).

La luz que producen reproduce muy bien el color, aunque un alto porcentaje de la energía que reciben lo transforman en calor.

Lámparas halógenas

Las lámparas halógenas tienen un reducido tamaño y proporcionan una fuente de luz intensa y compacta.

Utilizan en su interior un gas halógeno que permite tener un encendido muy brillante y una larga duración. Son más eficaces que las lámparas incandescentes a la hora de transformar la energía que reciben en luz, por lo que generan más luz con una menor cantidad de energía.

La luz que proporcionan es blanca y nítida y permiten dirigir la luz con mucha precisión.

Lámparas fluorescentes

Los tubos fluorescentes generan luz de manera muy eficiente. Cuando accionamos el interruptor se crea una descarga de gas en el interior del tubo que hace que el revestimiento de fósforo que hay en el tubo convierta la luz ultravioleta en luz visible. Este proceso es el que motiva que su encendido no sea instantáneo y es recomendable no encenderlos y apagarlos a menudo para que tengan mayor duración.

Los tubos tienen mayor tamaño y superficie por lo que la luz que generan es más difusa y menos puntual. Su duración puede llegar hasta las 20.000 horas con dispositivo electrónico.

Últimamente se está extendiendo el uso de las lámparas fluorescentes compactas, que reúnen todas las ventajas de los tubos con un tamaño mucho más reducido en tamaños similares a los de las bombillas tradicionales. Duran hasta 10 veces más y ahorran hasta un 80% de energía.

Equivalencia de potencias entre incandescentes y de bajo consumo

Incandescente Bajo consumo
100 W 23
75 W 15
60 W 11
40 W 9

¿Cómo ahorrar?

Conoce las diferencias en iluminación y en ahorro:

La luz representa aproximadamente la quinta parte de la electricidad que consumimos en la vivienda. Sin embargo, es el área donde más fallos y desconocimiento hay. En el mercado podemos encontrar dos tipos principales de bombillas:

  • Incandescentes: Sólo aprovechan en iluminación un 5% de la energía eléctrica que consumen, el 95% restante se transforma en calor.
  • De bajo consumo: Suponen un 80% de ahorro y duran 10 veces más que las incadescentes. Recuerda que no debes encenderlas y apagarlas frecuentemente.

La siguiente tabla muestra las equivalencias de potencia de ambos tipos de bombillas ofreciendo un mismo nivel de iluminación. Ahora ya sabes el tipo de bombilla de bajo consumo que debes comprar.

Equivalencias de potencia
Bajo consumo Incandescentes
9 watios 40 watios
11 watios 60 watios
15 watios 75 watios
20 watios 100 watios
23 watios 120 watios

Consejos

  • Apaga las luces cuando dejes de utilizarlas.
  • No enciendas y apages la luz frecuentemente las bombillas de bajo consumo.
  • Usa tubos fluorescentes: Donde necesites más luz durante muchas horas.
  • Aprovecha la luz natural: Utiliza colores claros en las paredes y techos para reducir el alumbrado artificial.
  • No uses reguladores: De intensidad con lámparas de bajo consumo.
  • Limpia el polvo de las bombillas: Para evitar perder intensidad de luz.
¿Quieres saber más sobre servicios generales?

Fin del contenido principal