Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

El Big Data y su impacto en las renovables

4 min lectura

28 de mayo de 2023

Autor: Andrés Muñoz

  1. Blog
  2. Ahorro y eficiencia
  3. El Big Data y su impacto en las renovables

La cantidad de datos e información que se puede obtener a día de hoy puede convertirse en una avalancha incontrolada si no se sabe gestionar correctamente. El Big Data, concepto con el que nos referimos al conjunto de tecnologías empleadas para almacenar, gestionar y analizar información, se está convirtiendo en una herramienta imprescindible para aumentar la eficiencia de multitud de procesos en cualquier sector industrial. El energético no es ajeno a la oportunidad del Big Data, y en este artículo vamos a ver su impacto en las renovables.

Qué es el Big Data y cómo los usan las empresas 

El Big Data es la agrupación de enormes volúmenes de datos cuya gestión con herramientas tradicionales puede resultar compleja o incluso imposible. Para llevarla a cabo de manera correcta se necesitan sistemas capaces de procesar toda esa información a partir de bases de datos especializadas. Gracias a su correcta gestión, el Big Data es un aliado para las empresas en cuanto a la mejora de sus procesos.

Las compañías que apuestan por su implementación invierten en estos sistemas capaces de procesar la información en masa y que pueden ser analíticos u operativos.

  • Los analíticos son aquellos capaces de analizar multitud de datos complejos, proporcionando la suficiente información como para tomar una decisión u otra.
  • Los operativos, por su parte, gestionan grandes cantidades de datos a través de servidores, y se encargan de organizar la información más que de procesarla.

La unión de ambos sistemas permite a las empresas la toma de decisiones correcta para lograr una mayor eficiencia en sus procesos, o bien llevar a cabo el plan más adecuado frente a una eventualidad. Además, les ayuda a implementar mejoras para convertirlas en más sostenibles, a través de:

  • Optimizar su gestión energética.
  • Monitorear y controlar sus emisiones de dióxido de carbono.
  • Reducir las emisiones de los vehículos de su flota.
  • Prevenir fallos en equipos, ahorrando en su reparación y/o sustitución.

Beneficios del Big Data 

Es evidente que, contra más información se tenga, mejor criterio se tendrá a la hora de ejecutar un plan de acción. Por lo tanto, el Big Data conlleva numerosos beneficios para cualquier sector en el que se gestione correctamente como, por ejemplo:

  1. Otorgando la oportunidad de toma de decisiones adecuada.
  2. Incrementando la productividad y eficiencia.
  3. Reduciendo costes, al aumentar tanto eficiencia como productividad.
  4. Ayudando a la resolución de problemas y fallos.
  5. Mejorando la agilidad de los procesos y la velocidad de estos.

Su impacto en las Energías Renovables 

Si hablamos de información, el sector de las energías renovables está formado por numerosos equipos de avanzada tecnología cuyos parámetros de funcionamiento determinarán si están operando bien o no.

Es decir, el Big Data en el sector comprende la gestión y el tratamiento de todos esos valores que arrojan equipos como los paneles solares, los inversores, las baterías, los reguladores etc. Y eso solo en lo que corresponde al sector fotovoltaico, si ampliamos el espectro a todo el sector renovable, podríamos analizar datos de la red de infraestructura o de componentes eólicos como multiplicadoras en turbinas, por poner solo un par de ejemplos.

En concreto, y por tecnologías, los aportes del Big Data en las renovables pueden ayudar en:

  • El sector fotovoltaico, a determinar fallas de equipos de manera rápida (sin esperar una inspección visual) y actuar, así como a mejorar los procesos de seguimiento de los seguidores solares, por ejemplo, para maximizar la producción de energía.
  • El sector eólico, a contar con algoritmos que permitan predecir las condiciones eólicas, lo que ayudaría a maximizar la producción energética de los aerogeneradores.
  • El sector hidroeléctrico, a tener un mayor control de los caudales de agua en embalses.

De este modo, el impacto del Big Data en las energías renovables se puede clasificar en dos grandes utilidades; la previsión y la O&M.

Dado que los recursos naturales son intermitentes, poder anticiparse para saber cuando habrá más radiación solar directa o mejores condiciones de viento es una gran herramienta que ofrece, tanto a productores solares como eólicos, establecer actuaciones de funcionamiento de los equipos lo más adecuadas posibles. Siempre, claro, buscando maximizar la producción de electricidad con estas fuentes.

En el caso de parque eólicos, la previsión meteorológica de tormentas y/o fuertes vientos puede ahorrar una avería importante en los equipos, dado que los aerogeneradores actuales no pueden operar a vientos superiores a los 35 m/s, por lo general.

No sólo saber cuando hace sol o hay viento es importante. La lluvia, la contaminación o las partículas que se depositan en equipos como los módulos fotovoltaicos, entre otros aspectos, tienen un impacto final en la capacidad de producción de las tecnologías renovables. Por eso, disponer del máximo de información posible tanto de la meteorología como de las condiciones atmosféricas es algo en lo que las empresas invierten cada vez más.

Por otro lado, las tareas de operación y mantenimiento (O&M) serán más eficaces si se determina a tiempo una falla o un problema en un equipo. En esta actividad, la digitalización y las nuevas tecnologías como el uso de drones, por ejemplo, están jugando un papel fundamental. Su tarea de sobrevolar las instalaciones solares e identificar en qué punto de un panel puede haber una grieta o rotura facilita la gestión del problema a mayor velocidad que si se espera a una inspección visual. Además, el dron es capaz de enviar gran cantidad de datos a un sistema central donde su gestión dará la ventaja de actuar con celeridad ante eventuales problemas en la planta solar.

Toda esta mayor capacidad de reacción puede suponer un gran ahorro económico al evitar mayores problemas. La sustitución de un componente siempre será más económico que el cambio de uno o varios equipos.

Digitalización para el sector 

El uso de drones, ejemplificado en el apartado anterior, es un claro indicador de que las mejoras tecnológicas y digitales forman una gran simbiosis con las renovables. El Big Data y el Internet Of Things (IOT) están haciendo más eficientes los sectores de generación, consumo y transporte de energía.

El consumo en empresas y en particulares se puede reducir gracias al Big Data y al IOT. Las empresas pueden recopilar información gracias a medidores, para posteriormente analizarlos y optimizar su consumo energético. Un ejemplo claro es el de una empresa con un contrato de electricidad en el que paga la energía a precio horario del mercado (pool) (€/MWh). Si es capaz de saber cuándo consume más y menos, y puede adaptar sus patrones de consumo, podrá aprovechar las horas más económicas del pool para ahorrar en su factura eléctrica. De igual modo, el monitoreo con datos de los sistemas de alumbrado automático también se podrá mejorar, como el de los sistemas de calefacción/refrigeración.

Desde el punto de vista del consumidor, el uso de Big Data y el IOT ayuda especialmente en el caso de tener autoconsumo fotovoltaico. La previsión de las condiciones meteorológicas ayudará a adaptar los patrones de consumo para aprovechar la energía solar, por ejemplo. Además, cuando se tienen baterías, los datos de su capacidad también colaborarán en este aspecto.

Un hogar con paneles solares que sepa cuándo sus equipos producirán más electricidad, tendrá la información a mano para saber cuándo aprovechar esa capacidad de producción, ahorrando en su factura eléctricacalcula tu ahorro personalizado en menos de 3 minutos con nuestra calculadora solar.

Utiliza la Calculadora Solar de EDP para obtener un presupuesto personalizado en base a tus necesidades:

La transición energética es un proceso moderno, que implica el aprovechamiento de todas las mejoras tecnológicas existentes para alcanzar un objetivo común; frenar el cambio climático. Poner al alcance de las energías renovables el Big Data y todas sus ventajas no hará más que acelerar y mejorar el proceso de transición. Más información y mejor gestionada es una herramienta con un impacto enormemente positivo en el sector energético.

Autor: Andrés Muñoz

Ingeniero en Energía y Máster en Gestión y Dirección de Empresas Industriales. Postgrado en Ingeniería Eólica y Energía Termosolar. Apasionado de las Energías Renovables, emprendedor y Dir. Ejecutivo de Infoenergética.

Ayúdanos con tu feedback

¿Qué te pareció este post?

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ninguna novedad

1) Déjanos tu correo electrónico:

2) Selecciona el contenido que más te interesa (puedes elegir más de uno):

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal