Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Por qué sube el IVA de la luz al 21% y cómo afecta en la factura

5 min lectura

06 de marzo de 2024

Autor: Andrés Muñoz

  1. Blog
  2. Ahorro y eficiencia
  3. Por qué sube el IVA de la luz al 21% y cómo afecta en la factura

En plena crisis energética por el aumento del precio del gas natural, combustible muy representativo en la matriz energética europea, se aprobaron una serie de medidas de protección y seguridad energéticas que buscaban paliar los efectos tan adversos de ese aumento del coste del gas en las facturas eléctricas de los consumidores. Una de ellas fue la bajada del IVA, del 21% al 5%, que pasó al 10% a principios de este 2023. Tras la aparente vuelta a la normalidad de los mercados energéticos, España volverá a tener un IVA del 21% en la factura eléctrica debido a dos motivos principales. En este artículo te contamos por qué se sube de nuevo y cómo afectará.

Motivos de la caída del precio de la electricidad 

La gran producción de electricidad con energías renovables, eólica especialmente, sumado a una poca demanda energética causada por unas temperaturas más suaves de lo que estamos acostumbrados en invierno (menos necesidades para confort térmico, entre otras consecuencias), ha hecho que los precios de la electricidad en España y en el resto de Europa se reduzcan considerablemente, comparado con los valores que se solían ver hace tan solo unos meses.

La situación en España es más destacada aún debido al gran crecimiento del sector, fruto del gran recurso natural del que disponemos y la buena operación de los proyectos existentes. Además, las temporadas correspondientes a finales del primer cuatrimestre (Q1) y todo el segundo cuatrimestre (Q2) son y han sido épocas de precios de electricidad muy competitivos precisamente por la gran aportación de las renovables.

A parte del precio del gas, que ha caído significativamente, el de otros combustibles como el brent, los derechos de emisiones de CO2 y una demanda energética industrial baja, han ocasionado esta caída de los precios de la electricidad en prácticamente todos los mercados mayoristas del viejo continente.

¿Qué medidas se tomaron? 

A finales de 2023 se aprobó que el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) se situara en el 10% durante todo 2024, incrementándolo del 5% en el que estaba, con una excepción que es la que ocasiona el regreso del impuesto al 21% y que explicaremos más adelante. También se aprobó el Impuesto Especial de la Electricidad (IEE) en el 2,5% durante el primer trimestre del año y en el 3,8% durante el segundo; y que el Impuesto sobre el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica (IVPEE) tenga un tipo del 3,5% hasta marzo, pasando a tener un 5,25% hasta junio.

Un año antes de esta aprobación, el Plan + Seguridad Energética buscaba reforzar la protección de los ciudadanos frente a la subida de precios provocada por la guerra en Ucrania, en el marco del compromiso europeo de ahorro energético Entradas en vigor esas medidas, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se esperaba una reducción de entre 24,8 y 28,05 € en la factura eléctrica de un hogar medio, de 4,6 kW de potencia contratada y 3.500 kWh de consumo. Esto equivalía, en porcentaje, a una reducción de entre el 28% y el 33% si los precios de la electricidad en el mercado mayorista se mantenían en valores próximos a los 100 €/MWh, y la realidad es que los precios incluso fueron superiores en muchos meses.

Regresando al impuesto protagonista de este artículo, el cambio en el valor del IVA desde el 1 de Marzo de este 2024 responde tanto al abaratamiento del precio de la electricidad como a la aplicación del Real Decreto-ley 8/2023.

¿Por qué sube ahora el IVA? 

El RD mencionado establece que, en caso de que la electricidad cierre un mes a un precio medio inferior a 45 €/MWh, el IVA regresaría al original del 21%.

En concreto, el artículo 21 especifica que se aplica un IVA del 10% a los titulares de contratos de suministro de electricidad, cuya potencia contratada (término fijo de potencia) sea inferior o igual a 10 kW, con independencia del nivel de tensión del suministro y la modalidad de contratación, cuando el precio medio aritmético del mercado diario correspondiente al último mes natural anterior al del último día del periodo de facturación haya superado los 45 €/MWh. Dado que Febrero finalizó con un precio medio de 40 €/MWh, el IVA se facturará al 21%.

Es importante saber que, tal y como está reflejado en el RD, si el precio vuelve a subir por encima de esos 45 €/MWh, el IVA volvería a bajar. Es decir, en función de cómo fluctúe el mercado podemos ver el impuesto al 21% o al 10%.

¿Cómo afecta en la factura? 

En caso de mantenerse esta subida durante todo 2024, para un cliente residencial medio con una potencia contratada de 4,5 kW algunos informes estiman un incremento del coste de la facturación entorno a un 15%. Si lo traducimos a €, un hogar que pague unos 900 € al año en su factura de electricidad (75 €/mes), pasaría a pagar unos 1.035 € por ese 11% más de IVA. En definitiva, hablamos de un incremento anual de cerca de 100 €.

Como imaginarás, estos valores son relativos ya que depende mucho de los hábitos de consumo de cada hogar, de su contrato eléctrico y su potencia instalada, entre otros aspectos.

¿Qué podemos esperar en los próximos meses? 

En el mercado eléctrico es complejo hacer previsiones dado que influyen una gran cantidad de factores, cada uno con una volatilidad diferente. No obstante, lo que sí está claro es que la aportación de las renovables seguirá siendo muy relevante, para beneficio de nuestras facturas eléctricas. Fotovoltaica y eólica continuarán liderando la producción energética y eso, indudablemente, podrá ayudar a que los precios de la electricidad bajen. No obstante, al aumento de las temperaturas le suele acompañar un incremento de la demanda energética que encarece los precios en los mercados, a excepción del mes de agosto donde muchas industrias no se encuentran activas.

Utiliza la Calculadora Solar de EDP para obtener un presupuesto personalizado en base a tus necesidades:

Por lo tanto, pese a que tenemos motivos para creer que el precio de la electricidad continuará a la baja, el coste de los combustibles como el gas natural, necesario para operar los ciclos combinados que proporcionan cerca del 15% de la electricidad en España, o de los derechos de emisiones de CO2, entre otros, seguirán siendo claves para saber si el IVA se mantendrá en el 21% o volverá a bajar al 10%.

Autor: Andrés Muñoz

Ingeniero en Energía y Máster en Gestión y Dirección de Empresas Industriales. Postgrado en Ingeniería Eólica y Energía Termosolar. Apasionado de las Energías Renovables, emprendedor y Dir. Ejecutivo de Infoenergética.

Ayúdanos con tu feedback

¿Qué te pareció este post?

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ninguna novedad

1) Déjanos tu correo electrónico:

2) Selecciona el contenido que más te interesa (puedes elegir más de uno):

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal