Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Autoconsumo remoto; una solución “a distancia” para disfrutar de energía solar

4 min lectura

23 de enero de 2024

Autor: Andrés Muñoz

  1. Blog
  2. Energía fotovoltaica
  3. Autoconsumo remoto; una solución “a distancia” para disfrutar de energía solar

Según numerosos informes, España es el segundo país europeo con mayor población (65%) viviendo en edificios comunitarios. Para el desarrollo de la energía solar en todas estas comunidades de vecinos, esto implica que, aparte de tener que llegar a un consenso entre todos para instalar paneles fotovoltaicos, es necesario que el inmueble tenga espacio disponible para instalarlos, de la misma manera que en el caso de viviendas unifamiliares. Hasta hace poco, esa disponibilidad de superficie era un limitante para el desarrollo de proyectos solares, pero en los últimos tiempos se ha expandido una modalidad que permite a todos aquellos sin espacio suficiente para abarcar proyectos solares el poder disfrutar de las ventajas de la energía solar. Nos referimos al autoconsumo remoto, del que hablamos en este artículo.

Utiliza la Calculadora Solar de EDP para obtener un presupuesto personalizado en base a tus necesidades:

¿Qué es el autoconsumo remoto? 

El autoconsumo remoto es, como su propio nombre indica, la posibilidad de consumir energía solar a partir de paneles solares cuya instalación no está en el mismo lugar que el punto de consumo, ni están conectados directamente a través de la línea eléctrica. Se trata de una modalidad especialmente ventajosa para el impulso del autoconsumo colectivo.

Según el Real Decreto 244/2019, el colectivo es la modalidad en la que un grupo de consumidores ha acordado el reparto de la energía procedente de un proyecto renovable, estando su instalación cercana a los puntos de consumo. El ejemplo más claro es el edificio que instala paneles solares en su tejado y que, en acuerdo con la comercializadora, su producción se reparte entre los vecinos participantes según criterios y cuotas previamente establecidas.

Sin embargo, no son pocas las ocasiones en las que se carece de espacio disponible para este tipo de instalaciones. Además, incluso aunque haya metros cuadrados suficientes, si la orientación y/o la inclinación no son adecuadas, así como si hay elementos que entorpecen la instalación, un proyecto de autoconsumo puede no llevarse a cabo. A esto hay que añadirle que, aunque exista espacio y en condiciones adecuadas para llevar a cabo la instalación, la necesidad de realizar trámites puede suponer una barrera para la decisión de poner paneles solares en algunas comunidades de vecinos.

Para solventar estos problemas, el autoconsumo remoto es una oportunidad de consumir energía solar a distancia.

Ventajas del autoconsumo a distancia 

En sí, esta modalidad comprende el alquiler del derecho de explotar el uso de paneles fotovoltaicos en un parque solar para el propio consumo, que puede estar más o menos cerca pero que no está conectado directamente a su suministro eléctrico (como sí sucede en el autoconsumo tradicional).

En el caso de un hogar típico, el consumo energético se puede abastecer de la energía procedente de 4 o 5 paneles solares, aproximadamente. Teniendo en cuenta que los parques fotovoltaicos actuales comprenden potencias que van desde los 10 MW hasta los 200 MW, en el caso de grandes instalaciones, cualquiera de ellos puede abastecer de energía a varios hogares a través del autoconsumo remoto.

Una de las mayores ventajas es que el coste inicial del proyecto desaparece, no hay que acometer una inversión por la instalación, y no se necesita realizar trámites. Además, en el caso de cambiar de vivienda, existe la posibilidad de seguir abasteciendo la nueva residencia con energía solar.

Esto es posible ya que cuando se contratan los derechos de explotación de los paneles solares con la compañía energética encargada de ofrecer esta opción, también se garantiza su uso y disfrute durante un largo periodo de tiempo (entre 20 y 30 años), que suele coincidir con la vida útil de los paneles fotovoltaicos.

Además, de la misma manera que sucede con el autoconsumo solar en general, si hay un excedente de producción con paneles solares que no se consume, se vierten a la red con una compensación en la facturación del consumidor que tiene los derechos de esos módulos “contratados”.

¿Para quién es indicado? 

Vistas las ventajas y posibilidades del autoconsumo remoto, queda claro que hay tres perfiles de consumidores a los que les puede suponer una gran alternativa para sumarse a la transición energética con esta modalidad.

En primer lugar, aquellos consumidores sin espacio disponible para instalar paneles solares, o con él pero no en las condiciones adecuadas para aprovechar la radiación solar.

En segundo, en casos de no poder acometer la inversión inicial de un proyecto que, aunque la tecnología ha reducido sus costes en los últimos años y existen ayudas en forma de subvenciones y/o exenciones tributarias, suelen estar entorno a pocos miles de euros.

Y en tercer lugar, finalmente, aquellos habitantes que tienen en las proximidades un parque fotovoltaico y que está disponible para ofrecer autoconsumo remoto.

Sin duda, se trata de una modalidad con mucho potencial de crecimiento en los próximos años y que permitirá que el autoconsumo energético está al alcance de todos, incluso de aquellos sin espacio para instalar paneles fotovoltaicos.

Utiliza la Calculadora Solar de EDP para obtener un presupuesto personalizado en base a tus necesidades:

Autor: Andrés Muñoz

Ingeniero en Energía y Máster en Gestión y Dirección de Empresas Industriales. Postgrado en Ingeniería Eólica y Energía Termosolar. Apasionado de las Energías Renovables, emprendedor y Dir. Ejecutivo de Infoenergética.

Ayúdanos con tu feedback

¿Qué te pareció este post?

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ninguna novedad

1) Déjanos tu correo electrónico:

2) Selecciona el contenido que más te interesa (puedes elegir más de uno):

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal