Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Baterías virtuales; una nueva forma de aprovechar los excedentes del autoconsumo

3 min lectura

21 de noviembre de 2022

Autor: Andrés Muñoz

  1. Blog
  2. Energía fotovoltaica
  3. Baterías virtuales; una nueva forma de aprovechar los excedentes del autoconsumo

Lograr el mayor rendimiento de una instalación fotovoltaica para autoconsumo requiere, en la mayoría de ocasiones, contar con un sistema de almacenamiento energético físico que permita gestionar los excedentes producidos. Estos sistemas, sin embargo, no están al alcance de todos. Es por ello que, en los últimos meses, ha avivado mucho interés un nuevo mecanismo de almacenamiento, las “baterías virtuales”.

¿Por qué almacenar energía? 

Disponer de un sistema de baterías permitirá que, cuando no se consuma la energía producida por los paneles solares en horas pico (aquellas con mayor radiación solar), se pueda almacenar la electricidad para usarse en otros momentos. Esto conlleva múltiples ventajas, como el incremento de la rentabilidad de la instalación solar y/o la reducción del plazo de recuperación de la inversión, ya que al utilizar esa electricidad se reduce la dependencia de la red energética y, por consiguiente, se logra un mayor ahorro en la factura eléctrica.

Además, esta mayor independencia de la red hace que la subida de los precios de la luz no afecte tanto al consumidor, que seguirá reduciendo las emisiones de CO2 contribuyendo a cuidar el medio ambiente. También es importante saber que existen subvenciones que permiten pagar las baterías y conseguir ahorros en su precio original.

El diseño del sistema de almacenamiento ayudará a dimensionar la instalación solar completa de manera correcta, algo que se puede hacer con la ayuda de la calculadora solar de EDP.

Utiliza la Calculadora Solar de EDP para obtener un presupuesto personalizado en base a tus necesidades:

¿Qué son las baterías virtuales? 

En el caso de no poder disponer de estos sistemas físicos, existen baterías virtuales que explicamos a continuación.

Una batería virtual es un servicio que ofrecen algunas compañías energéticas y que permite que los excedentes de energía se acumulen para utilizarlos cuando se precise. En concreto, no se trata de un sistema físico, sino de una manera de contabilizar la energía que se produce pero que no se consume generando un saldo a favor que posteriormente será compensado.

La batería virtual sirve para acumular energía sobrante para utilizarse el mes siguiente, por ejemplo. Un caso muy habitual es cuando el prosumidor (consumidor que produce electricidad con autoconsumo) dispone de una segunda residencia, a parte de la primera en la que tiene una instalación fotovoltaica. Los excedentes del autoconsumo no almacenados en batería física se contabilizan para compensar la factura de la segunda residencia.

Para poder contar con estos sistemas es preciso que la instalación fotovoltaica esté dada de alta en la modalidad de compensación de excedentes, así como la necesidad de contratar el suministro de electricidad con la compañía eléctrica que brinda el servicio de batería virtual, dado que será la misma que se encargue de compensar esos excedentes.

Principales Ventajas 

Las baterías virtuales suponen alternativas beneficiosas al pago de los excedentes antes de realizar la inversión de una batería. Mientras se estudia si es viable la adquisición de un equipo físico o no, se puede aprovechar al máximo la producción de la instalación.

A diferencia de otros sistemas de compensación, las baterías virtuales pueden conseguir que la factura de electricidad se reduzca hasta los 0 euros, incluso compensando la parte fija de la factura (la de la potencia contratada).

Por lo tanto, las baterías virtuales se implementan sin necesidad de hacer un desembolso inicial, no contemplan problemas técnicos ni mantenimiento de los equipos, y la gestión corre a cargo de la compañía eléctrica. A nivel económico, por lo general, el servicio de batería virtual se suele cobrar como comisión mensual a la compañía eléctrica.

Nuevas soluciones para un sector en crecimiento 

El autoconsumo fotovoltaico continúa creciendo y, con él, aparecen nuevos mecanismos que permitan integrarlo masivamente en la sociedad con beneficios para el consumidor, incluso cuando económicamente no se pueda abarcar equipos importantes en estas instalaciones como son las baterías.

El almacenamiento energético es una pieza fundamental de la transición energética, dado que permite gestionar aquella energía producida por las fuentes de energía renovable y no consumida instantáneamente. Ahora, este almacenamiento tiene dos vertientes, la física y la virtual.

Índice

Autor: Andrés Muñoz

Ingeniero en Energía y Máster en Gestión y Dirección de Empresas Industriales. Postgrado en Ingeniería Eólica y Energía Termosolar. Apasionado de las Energías Renovables, emprendedor y Dir. Ejecutivo de Infoenergética.

Ayúdanos con el feedback

¿Qué te pareció este post?

Suscríbete a nuestra newsletter

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal