Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Radiografía del autoconsumo en España en 2022 y sus próximos desafíos

7 min lectura

10 de octubre de 2023

Autor: Andrés Muñoz

  1. Blog
  2. Energía fotovoltaica
  3. Radiografía del autoconsumo en España en 2022 y sus próximos desafíos

El país del Sol en Europa no puede desaprovechar la oportunidad que brinda la energía solar. En los últimos años, tanto los grandes proyectos en suelo como los destinados al autoconsumo siguen creciendo en España, acelerando la transición energética, generando nuevos empleos y luchando frente al cambio climático. En 2022, se instalaron en nuestro país 4.701 MW de nueva potencia en suelo, y 2.507 MW de nueva potencia de autoconsumo, un incremento del 108% respecto a 2021 y registrando un nuevo récord. Todo ello ha logrado generar 197.300 empleos directos, indirectos e inducidos a lo largo de todo el territorio español. Con estas buenas cifras que se arrojan en el último informe de UNEF (Unión Española Fotovoltaica), es de esperar que la solar fotovoltaica siga creciendo a buen ritmo, a pesar de que no está (ni estará) exenta de desafíos. Los analizamos en este artículo.

Radiografía del autoconsumo fotovoltaico 

2022 fue un año pico para el desarrollo de la solar fotovoltaica en España. Sumando la capacidad nueva de autoconsumo y de plantas en suelo, se alzaron 5.641 MWp (4.701 MW) de nueva potencia, un 30% más que en el anterior mejor año de la tecnología, 2021.

El autoconsumo experimentó un crecimiento del 108%, alcanzando 3.008 MWp (2.507 MW) que se reparten entre los tres sectores (industrial, comercial y residencial) pero que tienen al primero como líder indiscutible. En concreto, el año pasado el tejido industrial español apostó por la autoproducción con paneles solares pasando de 591,9 MWp (493,23 MW) a 1.413,9 MWp (1.178,29 MW), el 47% del autoconsumo total instalado en 2022.

La tendencia seguirá siendo creciente en 2023, al menos es lo que se espera teniendo en cuenta que los principales artífices del crecimiento del autoconsumo seguirán estando presentes; ayudas económicas y precios de la energía altos. En ella, los segmentos industrial y comercial continuarán siendo el motor del autoconsumo español, puesto que además de los factores mencionados, los grandes fabricantes de tecnología solar mejoran las prestaciones de sus equipos (inversores y baterías) pensando en ambos segmentos, algo que permite mejorar la eficiencia y eficacia de las instalaciones.

A pesar de estos buenos datos, hay que mencionar que el crecimiento podría haber sido mayor si la totalidad de las ayudas económicas se hubieran puesto en marcha. No ha sido así, y una gran parte de los programas de ayudas del plan nacional de recuperación todavía no han llegado a materializarse. Sin embargo, se espera que sí lo hagan en los próximos tiempos.

Legislación del autoconsumo fotovoltaico 

El año pasado la legislación referente al autoconsumo tuvo cambios significativos. Algunos de los más reseñables fueron la entrada en vigor del RD-ley 6/2022, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania. En él, se libera un 10% de capacidad para el autoconsumo en aquellos nudos reservados a concurso hasta su entrada en vigor. También, el mismo RD-ley plantea los nuevos protocolos de comunicación entre distribuidoras y comercializadoras.

Otros cambios importantes se introdujeron con el RD-ley 14/2022, de medidas de ahorro, eficiencia energética y de reducción de la dependencia energética del gas natural, o el RD-ley 20/2022, por el que se amplía hasta los 2km la distancia para el autoconsumo a través de red para cubiertas, zonas industriales o espacios artificiales. Esta última permite, ahora, que una industria o una residencia considere un proyecto de autoconsumo que esté a una distancia hasta los 2.000 metros.

Esta regulación y la búsqueda de seguridad energética, sin duda han propiciado el crecimiento del sector. Pero si hay un motivo que lo ha catapultado, ese es el de los altos precios de la electricidad.

Desde 2018, el autoconsumo viene viviendo un crecimiento casi exponencial que se enfrentará, en los próximos años, a los siguientes desafíos.

Desafío 1: La crisis económica 

En Octubre de 2022, ante la guerra de Ucrania, el Gobierno aprobó el Plan +SE (Plan +Seguridad Energética) para aportar más seguridad a los precios de la energía al conjunto de España. Entre otras medidas, el Plan extendía por un período de 12 meses las rebajas a los impuestos a la electricidad y al gas, e instauraba un procedimiento específico de determinación de afección ambiental que será de aplicación a la Administración General del Estado.

Aunque lograron paliar los efectos del conflicto en los mercados energéticos, lo cierto es que la electricidad ha seguido marcando precios muy altos si los comparamos con los anteriores a la pandemia del covid-19.

Gráfico costes de la electricidad

Imagen 1: Costes de la electricidad. Fuente: REE

Si estos elevados precios han sido uno de los motores del crecimiento del autoconsumo, también son parte del estancamiento que puede experimentar el aumento en el número de nuevos proyectos a nivel residencial, una tendencia que se está viendo en los últimos meses.

El alto coste de la factura energética de los hogares españoles impacta en la economía de las familias, siendo una barrera para la toma de decisión de instalar paneles fotovoltaicos. A pesar de que el autoconsumo sigue siendo la mejor herramienta para hacer frente a la volatilidad del mercado, la inversión inicial en una instalación requiere de una cantidad económica que muchas familias, ahora mismo, no están dispuestas a destinar.

La inflación económica, los altos precios de materias primas y alimentos, o incluso de la gasolina, frenan las inversiones en cualquier tipo de proyecto, y el autoconsumo no es ajeno a ello. Por esto, la evolución de la crisis económica en 2024 determinará el crecimiento del autoconsumo, especialmente el de los consumidores más vulnerables; los residenciales.

Desafío 2: El autoconsumo colectivo 

Una modalidad que crece a menor ritmo es el autoconsumo colectivo, aquel por el que una serie de propietarios se benefician de una instalación de manera conjunta.

La aparición del RDL 18/2022 ampliaba la distancia máxima para autoconsumos colectivos a través de red, pasando de 500 a 1.000 metros entre generación y consumidores asociados conectados a través de las líneas de transporte o distribución. Esta distancia fue modificada posteriormente por el Real Decreto-Ley 20/2022 (2 km) como hemos visto anteriormente. Con esta modificación, se esperaba aumentar la apuesta por este tipo de proyectos.

Como refuerzo de esa apuesta, la modificación del artículo 4 del RD 244/2019 a cargo del RDL 18/2022 creaba la figura del gestor. Esto permitía que un autoconsumo colectivo se constituyera como una comunidad energética y que ésta pudiera actuar como gestor del propio autoconsumo colectivo, pudiendo, por tanto, asumir funciones de representación de los autoconsumidores.

No obstante, esta modalidad sigue estancada en barreras como la falta de acuerdo por parte de los vecinos, e incluso el desconocimiento por su parte del correcto funcionamiento de un acuerdo de este tipo.

Aclarar esto y fomentar la participación de los vecinos será un gran desafío para que en los próximos años el colectivo sea también uno de los segmentos del autoconsumo solar que más crezca.

Desafío 3: almacenamiento energético 

Como es sabido, la máxima producción energética con paneles solares sucede en horas pico de radiación solar, que no tienen por qué coincidir con una gran demanda energética por parte del punto de suministro. Esto conlleva a la necesidad, en muchas ocasiones, de implementar sistemas de almacenamiento energético conocidos como baterías.

El año pasado, se incrementó el número de capacidad de almacenamiento detrás del contador en instalaciones de autoconsumo en 1.382,84 MWh, de los cuales 692,44 MWh corresponden a instalaciones conectadas a la red y 690,39 MWh de autoconsumo aislado. Es decir, 1 de cada 3 proyectos domésticos ya cuentan con un sistema de baterías.

El aumento de la independencia energética que ofrecen estos sistemas brinda la oportunidad de obtener un gran ahorro energético, a cambio de un coste inicial algo mayor. Mantener la tendencia de precios competitivos en sistemas de almacenamiento será otro de los grandes desafíos de los próximos tiempos, en aras de ofrecer a los consumidores una opción económicamente viable de tener un autoconsumo más independiente de la red.

Gráfico comparación del coste del almacenamiento

Imagen 2: Comparación del coste del almacenamiento. Fuente: Lazard

Desafío 4: las comunidades energéticas 

Otro de los retos del sector será la apuesta real por las comunidades energéticas (CE). Se trata de entidades que se basan en la participación abierta y voluntaria de los vecinos de la región próximos a los proyectos de energías renovables, que suelen ser de su propiedad y desarrollados por ellos, y cuya finalidad es la de proporcionar beneficios medioambientales, económicos y sociales a sus integrantes o a las zonas donde opera, en lugar de meras ganancias financieras.

Las CE son, por tanto, un concepto social con el que se aprovecha la generación distribuida de electricidad con proyectos de energía limpia de manera colectiva, a través de la gobernanza de los ciudadanos, las empresas y las autoridades locales.

Las primeras CE impulsadas en España llevan la firma de EDP. A través de la iniciativa de Barrios Solares se facilita y promueve que los vecinos de un mismo barrio tengan acceso a una energía más eficiente, renovable, de proximidad y solidaria, fomentando además la inclusión y la cultura del cuidado del medio ambiente. De este modo, en un Barrio Solar, cerca de 200 viviendas y/o locales pueden autoconsumir energía solar de forma colectiva gracias a instalaciones fotovoltaicas situadas en la cubierta de edificios pertenecientes a las administraciones públicas, en este caso.

La regulación definitiva de las figuras de comunidades energéticas será imprescindible para ver como el autoconsumo permite conectar y beneficiar diferentes puntos de una misma región.

Conclusiones 

Aunque los números invitan al optimismo de que España alcance el lugar que merece en cuanto a autoconsumo en Europa por sus recursos naturales, su tejido industrial y su marco legal, es fundamental no perder de vista los desafíos del sector para seguir la senda de la transición energética, en la que la energía solar permitirá a los consumidores convertirse en prosumidores y ser un agente activo del sector energético.

Utiliza la Calculadora Solar de EDP para obtener un presupuesto personalizado en base a tus necesidades:

Autor: Andrés Muñoz

Ingeniero en Energía y Máster en Gestión y Dirección de Empresas Industriales. Postgrado en Ingeniería Eólica y Energía Termosolar. Apasionado de las Energías Renovables, emprendedor y Dir. Ejecutivo de Infoenergética.

Ayúdanos con tu feedback

¿Qué te pareció este post?

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ninguna novedad

1) Déjanos tu correo electrónico:

2) Selecciona el contenido que más te interesa (puedes elegir más de uno):

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal