Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

¿Cuándo conviene realizar un revamping en una instalación fotovoltaica?

4 min lectura

20 de junio de 2024

Autor: Andrés Muñoz

  1. Blog
  2. Energía fotovoltaica
  3. ¿Cuándo conviene realizar un revamping en una instalación fotovoltaica?

A medida que las instalaciones fotovoltaicas operativas van cumpliendo años, sus componentes pueden verse afectados por el paso del tiempo y perder eficiencia. Ya sea en ubicaciones con condiciones climáticas adversas que afectan a la integridad de los equipos, como un mantenimiento incorrecto, tanto los paneles solares como los inversores, e incluso el cableado, pueden perder parte de su eficiencia y, por ende, afectar a la producción energética de la instalación. Cuando esto sucede cabe plantearse realizar un revamping, proceso que explicamos en este artículo.

Revamping y Repowering no son lo mismo 

Traducido del inglés, la palabra revamping significa renovación, y es precisamente el concepto al que hace referencia un cambio de componentes de una instalación solar para alargar su vida útil y mejorar su eficiencia.

Los avances de la industria solar han sido prominentes en los últimos años. La mejora tecnológica de prácticamente la totalidad de componentes que forman parte de un sistema fotovoltaico ha impulsado estos procesos de revamping, mediante el cual los propietarios de un proyecto buscan mejorar la eficiencia general del mismo sustituyendo algunos componentes por pérdida de producción energética o por antigüedad. De este modo, el revamping permite modernizar un sistema con tecnología contemporánea.

Por otro lado, el repowering (o repotenciación) hace referencia al mismo proceso de cambio de componentes, especialmente paneles fotovoltaicos, con la salvedad que implica un aumento de potencia. La diferencia entre los dos términos, por lo tanto, es si se modifica o no la potencia de la instalación.

Ventajas del revamping 

Como te podrás imaginar, las ventajas del revamping son numerosas, pero vamos a destacar las cuatro principales;

  1. En primer lugar, se extiende la vida útil de los componentes, con lo que en un mismo emplazamiento y sin modificar gran parte de la instalación se podrá seguir produciendo energía solar durante más tiempo. Además, estos componentes nuevos llevan consigo garantías del fabricante, con lo que a parte de alargar la vida útil se garantiza su funcionamiento.
  2. Nueva tecnología implica mejora productiva, y con el revamping se puede lograr un mayor aporte de electricidad en un mismo sitio.
  3. Los costes de mantenimiento se reducen gracias a las nuevas garantías. Modelos nuevos y mejores tecnológicamente suelen sufrir menos fallos y, por lo tanto, se reduce el número de averías y su necesaria reparación.
  4. El ROI, retorno de la inversión, aumenta dado que se produce más energía que supone un mayor beneficio económico. Como además se reduce el número de paradas por mantenimiento y la eficiencia de los equipos es mayor, aumenta la rentabilidad en conjunto del sistema.

¿A qué componentes aplica? 

Por lo general, en un revamping se busca sustituir los módulos fotovoltaicos que han sufrido un alto nivel de degradación o que cuentan con tecnologías obsoletas por nuevas como la PERC, la TOPCon o módulos más eficientes tipo n.

Mientras que hace más de diez años los paneles contaban con eficiencias que no superaban el 15%, ahora hay unidades que alcanzan el 22%. Incluso en condiciones adversas o con sombreados, obtienen mejores rendimientos de conversión de energía solar a eléctrica. Esto implica una mayor producción por metro cuadrado.

A parte de los módulos fotovoltaicos, también se pueden sustituir los inversores. En la actualidad, existen equipos con más funciones que permiten monitorear la instalación y maximizar su eficiencia. Además, son más potentes y eficientes gracias a que cuentan con más seguidores de máxima potencia (MPPT), que permiten reducir los costes de mantenimiento.

¿Cuándo es interesante realizar un revamping? 

Lo más común es realizar un proceso de revamping cuando el rendimiento de la instalación cae, ya sea porque la vida útil de los equipos toca a su fin o porque se suceden los fallos y averías. El momento de tomar la decisión de realizarlo llega cuando;

  1. No existen repuestos para esos componentes o los fabricantes han dejado de producirlos.
  2. El rendimiento de los paneles solares o incluso de los inversores cae por debajo del estimado por el fabricante en su ficha de producto.
  3. El coste de mantenimiento de la instalación se incrementa, y deja de compensar el ahorro que produce tener paneles solares para la factura energética.

El revamping es un proceso fundamental para seguir aprovechando una instalación sin tener que modificarla por completo, y en buenas ubicaciones para producir energía solar.

Utiliza la Calculadora Solar de EDP para obtener un presupuesto personalizado en base a tus necesidades:

Autor: Andrés Muñoz

Ingeniero en Energía y Máster en Gestión y Dirección de Empresas Industriales. Postgrado en Ingeniería Eólica y Energía Termosolar. Apasionado de las Energías Renovables, emprendedor y Dir. Ejecutivo de Infoenergética.

Ayúdanos con tu feedback

¿Qué te pareció este post?

Te puede interesar...

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas ninguna novedad

1) Déjanos tu correo electrónico:

2) Selecciona el contenido que más te interesa (puedes elegir más de uno):

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal