Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Comienza el contenido principal

  1. Blog

Movilidad Sostenible

La carga rápida en un coche eléctrico

4 min lectura

13 de diciembre de 2021

Autor: EDP Energía

La carga rápida en un coche eléctrico

Si antes el problema giraba en torno a la capacidad de las baterías para incrementar la autonomía de los coches eléctricos, ahora el foco de atención se centra en los tiempos de espera en las estaciones de servicio para continuar con un viaje largo. En este sentido, la tecnología de recarga rápida de los coches eléctricos resulta ventajosa para recorrer largos trayectos, siempre y cuando las estaciones eléctricas sigan proliferando en cada rincón de las carreteras y las ciudades.

Si tienes un coche eléctrico o estás pensando en comprar uno, descubre EDP MOVE ON, la plataforma donde podrás encontrar cientos de puntos de recarga incluyendo de carga rápida.

¿En qué consiste la recarga rápida de los coches eléctricos?

La recarga rápida de coches eléctricos consiste en alcanzar e incluso superar la barrera de los 40 a 50 kW de transmisión de energía desde el cargador hacia la batería. Esto, en sí mismo, ya es considerado como un nivel de carga rápida para vehículos eléctricos.

Aunque los propios coches también deben incluir baterías que admitan un mayor flujo de electricidad en menor tiempo sin sufrir recalentamientos, la tecnología de carga rápida se centra principalmente en potenciar las capacidades de los cargadores, sobre todo en las estaciones de servicio, ya que los cargadores domésticos, por motivos de seguridad, se mantienen con una carga monofásica de entre 2,3 y 7,4 kW de potencia.

Mientras tanto, las estaciones de servicio con cargadores rápidos utilizan una tecnología que permite aumentar el flujo de voltaje, mientras que otra tecnología se encarga de controlar las altas temperaturas alcanzadas por ese mayor flujo de energía. 

Carga ultrarrápida de coches eléctricos

Por si fuera poco, recientemente se han desarrollado avances tecnológicos que apuntan a una nueva fase, la de los cargadores de carga ultrarrápida para coches eléctricos. Se trata de una tecnología que usa cables de carga refrigerados por líquido y que permiten un flujo de más de 150 kW.

Así, es posible encontrar estaciones de servicio con cargadores que superan los 50 kW de carga rápida. De hecho, hay casos de estaciones que admiten hasta 400 kW de potencia, y son pioneras en España y demás regiones de Europa. Gracias a esto, los coches con las baterías más modernas pueden completar su ciclo de carga en tan solo 5 a 10 minutos.

¿Todos los vehículos eléctricos cuentan con esta funcionalidad?

La respuesta concreta a esta interrogante es no. Existen diferencias entre vehículos eléctricos de carga rápida y los convencionales que deben tenerse en cuenta a la hora de tomar una decisión de compra.

Para empezar, vale decir que no todos los vehículos eléctricos admiten niveles de carga rápida y ultrarrápida. Por ejemplo, existen motos eléctricas pensadas para recorridos cortos hacia el trabajo o la universidad, por lo que sus baterías están diseñadas para cargarse en la propia casa con flujos de 2,3 a 7,4 kW, tardando entre 4 y 8 horas en completar su ciclo.

También hay coches eléctricos económicos cuyas baterías soportan flujos que rondan los 20 a 30 kW, los cuales son propios de cargadores públicos instalados en aparcamientos y centros comerciales, con una demora de entre una y dos horas dependiendo de la capacidad máxima del coche.

Finalmente, están los coches con baterías que admiten el flujo de 40 y 50 kW para cargas rápidas, y los más modernos (y del futuro) que tienen la capacidad de recibir entre 150 y 400 kW de carga, siendo estos los que se recargan por completo entre 5 a 10 minutos.

Ventajas de contar con este tipo de vehículos

Evidentemente, contar con un vehículo de carga rápida presenta ventajas a la hora de reducir los tiempos de espera para volver a la conducción. En concreto, una de estas ventajas es la de poder completar trayectos más largos por carretera sin tener que pasar de 30 minutos a un par de horas en una estación de servicio antes de retomar el viaje.

En el caso de los vehículos que usan baterías extraíbles, como es el caso de algunas motos eléctricas, se elimina la necesidad de llevar encima una batería de repuesto para aumentar la autonomía total.

Pero los beneficios van más allá de los conductores, ya que incluso las compañías que proveen electricidad para coches eléctricos perciben mayores ingresos en menor tiempo en cada una de sus estaciones de carga rápida y carga ultrarrápida para coches. Incluso pueden ahorrar costes en la instalación de muchos cargadores en una misma estación de servicio, cosa innecesaria si los conductores tardan poco tiempo recargar sus vehículos.

Autor: EDP Energía

Impulsamos hogares y empresas gracias a nuestros servicios personalizados de ahorro y eficiencia energética en luz, gas, energía solar y movilidad eléctrica. Siempre de la mano de un consultor que te guiará en todas las etapas. Porque somos una empresa de personas con nombre y apellido. Personas que te ayudan. Formamos parte de la comunidad de los que apuestan por una nueva energía y vamos a darte una visión de futuro. #EnergíaDeLasEmpresas #EnergíaDeLasPersonas

Suscríbete a nuestra newsletter

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal