Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

¿Qué son las casas pasivas?

4 min lectura

11 de enero de 2022

Autor: EDP Energía

  1. Blog
  2. Sostenibilidad
  3. ¿Qué son las casas pasivas?

Frente al daño que ha sufrido, está sufriendo y sufrirá el planeta por las acciones que realizan los humanos para desempeñar sus vidas, han surgido diferentes técnicas que promueven el cuidado del medioambiente y un consumo responsable de sus recursos.

Dentro de esta corriente tan necesaria están las casas pasivas, un tipo de construcción sostenible que busca reducir las emisiones de CO₂ y lograr la máxima eficiencia energética posible.

¿Qué son las casas pasivas? 

Una casa pasiva es un modelo de construcción cuyo objetivo es obtener un equilibrio entre el confort y el consumo energético, evitando los diferentes aparatos de calefacción o refrigeración comunes en todas las casas. Para lograrlo, hacen uso de la arquitectura bioclimática, que no es más que una rama de la arquitectura que busca un aprovechamiento exponencial de las condiciones del medioambiente para abastecer las necesidades de los inquilinos de un inmueble.

¿Qué requisitos debe tener una casa pasiva? 

Para que una casa sea pasiva, en su construcción se deben tener en cuenta ciertos materiales y disposiciones de los elementos.

Aislamiento térmico

La transmitancia térmica es la capacidad que tiene un elemento de la construcción como aislante, impidiendo que las condiciones climatológicas de la zona se reflejen en el interior de la casa. Cuanto mayor sea la transmitancia térmica, menos aislará el elemento y viceversa.

En las casas pasivas se utilizan aislantes con baja transmitancia, los cuales logran que en invierno se mantenga caliente y en verano sea confortable. De este modo, en las passivhaus se triplica el espesor del aislamiento, siendo una de las partes fundamentales de este tipo de construcción. Contando con un buen aislamiento, se hace casi innecesario el uso de sistemas de climatización, como el aire acondicionado o la calefacción.

Puentes térmicos

Los puentes térmicos son puntos de la estructura de la casa que transmiten el calor en mayor medida, perjudicando al confort de la casa. Suelen encontrarse en los marcos de las ventanas, los pilares, el suelo, los tabiques de la fachada de la casa o los cajones de las persianas.

El principal motivo por el que se forman los puentes térmicos es porque estos están hechos a partir de un material conductor, como puede ser el hierro. Así, el calor se pierde a través de ellos, afectando a la temperatura de tu hogar.

Ventanas y puertas

Las ventanas y las puertas son otro de los puntos fundamentales en una casa pasiva.

Respecto a las ventanas, deben estar diseñadas con materiales que logren un buen aislamiento térmico, evitando que las condiciones medioambientales del exterior afecten al confort del hogar. Así, se huye de materiales como el aluminio o el acero inoxidable. Además, el acristalamiento debe contar con un mínimo de dos vidrios. Por otro lado, también hay que tener en cuenta la localización de las ventanas, para lograr sacarles el máximo beneficio.

En cuanto a las puertas, deben impedir la presencia de puentes térmicos, contando con una capa de relleno formada por un material aislante. Además, las puertas deben tener un sellado entre el marco y la hoja para evitar que se escape el aire.

Ventilación

En las casas pasivas se utiliza la ventilación mecánica controlada, que es aquella que utiliza un dispositivo para renovar el aire evitando que este se enfríe o caliente. La ventilación controlada es posible gracias a la utilización de un recuperador de calor, una especie de ventilador que atrae el aire y lo expulsa. Así, el aire caliente traspasa calor al más frío para que la temperatura se mantenga.

¿Se puede convertir una casa convencional en una casa pasiva? 

Hay que tener en cuenta que las casas pasivas se logran a través de un diseño estratégico de la construcción, el cual tiene en cuenta tanto los materiales utilizados como la disposición de los elementos constructivos. Por ello, transformar una casa convencional en una de tipo pasivo es un proceso complicado y elevado de precio.

Sin embargo, sí es posible aproximarse a esta corriente combinando un sistema pasivo con uno activo. Esto aumentará exponencialmente la eficiencia eléctrica del inmueble y reducirá tus facturas. Para ello, puedes realizar ciertas acciones, como reforzar el aislamiento de las paredes y el tejado o renovar las ventanas.

Con el asesoramiento de un profesional en la materia, lograrás el cambio de forma parcial o total. Como hemos dicho, podrás transformar tu casa en una vivienda pasiva si cuentas con el presupuesto para conseguirlo.

Autor: EDP Energía

Impulsamos hogares y empresas gracias a nuestros servicios personalizados de ahorro y eficiencia energética en luz, gas, energía solar y movilidad eléctrica. Siempre de la mano de un consultor que te guiará en todas las etapas. Porque somos una empresa de personas con nombre y apellido. Personas que te ayudan. Formamos parte de la comunidad de los que apuestan por una nueva energía y vamos a darte una visión de futuro. #EnergíaDeLasEmpresas #EnergíaDeLasPersonas

Ayúdanos con el feedback

¿Qué te pareció este post?

Suscríbete a nuestra newsletter

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal