Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

El 1x1 de las fuentes de energía renovable

3 min lectura

25 de octubre de 2022

Autor: Andrés Muñoz

  1. Blog
  2. Sostenibilidad
  3. El 1x1 de las fuentes de energía renovable

Renovables y no renovables 

Cuando hablamos de fuentes de energía distinguimos los dos grandes tipos; las energías renovables y las no renovables. Las primeras son aquellas que utilizan un recurso natural, inagotable y no contaminante para producir electricidad. El sol, el agua, el viento, el calor de la tierra o los residuos naturales como la biomasa, se consideran fuentes no contaminantes que se generan y renuevan en el planeta de manera automática por la naturaleza.

Por el contrario, las energías no renovables son aquellas que utilizan un recuso agotable y contaminante, como cualquiera de los combustibles fósiles como el gas natural, el carbón o el petróleo, principalmente. Estas fuentes han sido empleadas históricamente para generar electricidad y calor, y han resultado claves en la aceleración del cambio climático, un proceso que está transformado el clima de todo el mundo y que pone en serio riesgo la existencia de múltiples formas de vida, causando sequías más intensas, periodos de frío más prolongados, fenómenos meteorológicos más extremos, etc.

El aumento en la emisión de gases de CO2 de la actividad humana, en gran medida a causa del uso de estas fuentes para producir energía, ha llevado a que la atmósfera albergue niveles tan altos de contaminación que el propio planeta no puede absorber, y que hacen que la radiación solar que incide en la superficie terrestre no logre escapar de nuevo al espacio, causando el famoso efecto invernadero por el que aumenta la temperatura media global del planeta. Para frenar este fenómeno, el cambio al uso de fuentes de energía renovable es prioritario.

¿Qué tipos de energías renovables existen? 

Habiendo visto los recursos naturales que existen, podemos hacer una clasificación de las fuentes de energía renovable que hoy en día son la piedra angular del proceso de transición energética que vive nuestra generación.

Tipos de energías renovables. Fuente: Infoenergética

Imagen: Tipos de energías renovables. Fuente: Infoenergética

En primer lugar, encontramos la energía solar. A través de ella podemos producir energía, eléctrica y térmica, mediante dos tipos de paneles solares; los fotovoltaicos y los térmicos.

Los primeros, ampliamente conocidos y de los que hemos hablado en el artículo del blog “Características y diferencias de los principales tipos de paneles solares según su tecnología”, producen electricidad a partir de la radiación solar aprovechando las propiedades fotoeléctricas de materiales como el silicio, que conforman estos equipos.

Los paneles térmicos, por otro lado, pueden emplear la radiación solar para calentar un fluido que circula en su interior, como en el caso de los colectores térmicos.

En segundo lugar, podemos hablar de la energía eólica. El viento no es más que aire en movimiento, y su energía cinética se puede transformar en electricidad en los aerogeneradores. En ellos, el movimiento circular de las palas transfiere la energía de rotación a un generador, encargado de transformar esa energía en electricidad. Tanto la eólica como la fotovoltaica son las dos fuentes de energía renovable con mayor implementación en el mundo, debido a su versatilidad, competitividad de costes y avances de la industria.

En tercer lugar, nos encontramos la energía hidráulica, que lleva con nosotros muchos años presente en las presas hidráulicas, por ejemplo. En ellas, la altura del agua alberga una energía potencial que se transforma en electricidad en las turbinas de la central. La caída del agua desde lo más alto del embalse hasta la parte inferior se realiza por el interior de unos canales o tuberías en los que se encuentran las turbinas, los equipos que producirán la electricidad.

Pese a que el agua es un recurso natural e inagotable, este tipo de energía se clasifica como energía renovable convencional (ERC), dado que se trata de una tecnología con un grado de madurez mucho mayor que las demás y su impacto medioambiental al construir grandes presas es significativamente mayor que en las otras tecnologías “verdes”, que son conocidas como energías renovables no convencionales (ERNC).

Otra tecnología amigable con el medioambiente es la energía de los mares. Aunque se trata de una tecnología muy joven aun y con pocos avances, su potencial es enorme. Los mares poseen grandes cantidades de energía que se puede transformar en electricidad a través de tres grandes tipologías; la energía de las corrientes, que consiste en el aprovechamiento de la energía cinética de las corrientes marinas, la undimotriz, que aprovecha la energía mecánica de las olas, y la mareomotriz, que aprovecha las mareas, el ascenso y descenso del agua del mar producido por la acción gravitatoria del Sol y la Luna.

En quinto lugar, podemos hablar de la geotermia o energía geotérmica. Bajo la superficie terrestre la temperatura aumenta progresivamente. La geotermia se basa en el uso de estas altas temperaturas para calentar un fluido, agua generalmente, que se transformará en vapor, y que será el encargado de hacer girar un motor o generador que producirá electricidad a partir de ese calor subterráneo.

Esta fuente, con enorme potencial en algunos países como Chile, EE. UU., Islandia o regiones como el sudeste asiático, por ejemplo, se encuentra con dificultades para implementarse debido a que los costes de instalar este tipo de centrales son elevados y suelen requerir de ayudas o subsidios económicos para garantizar su rentabilidad.

Finalmente, en cuanto a tipología de energías renovables, nos encontramos las bioenergías. Dentro de las bioenergías distinguimos dos grandes recursos, la biomasa y el biogás. La primera es la utilización de residuos naturales de bosques y de la agricultura, principalmente, para quemar en un generador y producir electricidad. El segundo, el biogás, es producto de la digestión anaeróbica de residuos como las heces animales, que producen metano, un gas natural que se puede emplear para producir electricidad y calor.

¿Cuáles están más presentes en nuestro día a día? 

De las 6 grandes tecnologías renovables, sin duda la fotovoltaica es la fuente con mayor integración a día de hoy, seguida de cerca por la energía eólica, que podemos ver en grandes instalaciones en España cuando circulamos por carreteras o autovías de todo el territorio nacional.

Los paneles solares pueden emplearse en numerosas aplicaciones para generar electricidad, desde los grandes parques solares o los proyectos de autoconsumo, hasta sistemas aislados de la red de electricidad como sistemas para bombeo de agua o la carga eléctrica de vehículos en marquesinas solares.

La fotovoltaica, gracias a la reducción de sus costes, se ha convertido en la fuente de energía más competitiva y ya es incluso más rentable que operar con centrales de gas natural ya construidas. La amortización de proyectos de autoconsumo, incluso los colectivos tal y como hablamos en uno de los últimos artículos del blog, se da en cada vez menos años, logrando que esta tecnología solar sea la que más crece en todo el mundo.

EDP líder mundial de la sostenibilidad 

Si hablamos de sostenibilidad, EDP está dentro del top 10 mundial de energías renovables, y es líder en autoconsumo solar de la Península Ibérica. Nos hemos convertido en referencia e impulso de las energías renovables con nuestras instalaciones fotovoltaicas y con ello en propulsores de las Energías verdes por un mundo más sostenible.

Calcula ahora, en tres minutos, todo lo que puedes ahorrar con una instalación solar:

Autor: Andrés Muñoz

Ingeniero en Energía y Máster en Gestión y Dirección de Empresas Industriales. Postgrado en Ingeniería Eólica y Energía Termosolar. Apasionado de las Energías Renovables, emprendedor y Dir. Ejecutivo de Infoenergética.

Ayúdanos con el feedback

¿Qué te pareció este post?

Suscríbete a nuestra newsletter

Leer más [+]

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

Fin del contenido principal