Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Inicio del Menú Secundario

Fin del Menú Secundario

  1. Está usted en:
  2. Inicio
  3. Empresas y Grandes Clientes
  4. Autoconsumo

EDPAutoconsumo

Comienza el contenido principal

Radiografía de un sector en auge en España

Cada vez son más las empresas y los particulares que optan por pasarse al autoconsumo, mediante instalaciones fotovoltaicas.

Aunque este tipo de consumo va cogiendo cada vez más fuerza en nuestro país, si nos comparamos con algunos de nuestros vecinos europeos, las cifras son todavía algo bajas. Aún con todo, los datos dan pie al optimismo.
Los costes de instalación solar se han reducido, en los últimos dos años, un 76%. En términos brutos, los consumidores pagaron de media 2,6€ por vatio de potencia instalada. Según estos cálculos, el ahorro medio de una instalación de autoconsumo es del 34%. Por otro lado, no todo lo que rodea al universo del autoconsumo es tan positivo. Todavía sigue muy latente el desconocimiento del concepto de autoconsumo por parte de la sociedad española (alrededor de un 14%) y el miedo a la gran inversión inicial que tendrían que hacer para contratar una instalación de este tipo (cerca del 33%)


Siguiendo con las comparaciones, España posee una capacidad muy superior en cuanto a producción fotovoltaica. Producir un megavatio de fotovoltaica en España cuesta un 40% menos que el precio del mercado. En Reino Unido cuesta 60 y en Francia y Alemania, 40 euros. Aunque, en este caso, España tiene una energía abundante y más barata que el resto de países de Europa, las cifras demuestran que no se aprovecha lo suficiente. Con el objetivo de revertir esta situación, el Gobierno dio luz verde el 5 de abril al Real Decreto 244/2019 de fomento del autoconsumo. Según ha declarado el propio ministerio, se trata de un “paquete de medidas urgentes para lograr una mayor protección y libertad a los consumidores a la hora de usar estas instalaciones”. Este Real Decreto pasa a sustituir al aprobado en octubre de 2015 por el Gobierno e incluye algunas novedades de notable importancia.

1. Se reducen a dos las modalidades de autoconsumo:

“Autoconsumo sin excedentes”, que no puede realizar vertidos de energía a la red y “autoconsumo con excedentes”, que sí tiene permitido realizar vertidos a las redes de distribución y transporte. Dentro de esta modalidad encontramos, a su vez, dos subgrupos:

  • El tipo A. Estas instalaciones pueden acogerse a la compensación de excedentes siempre que la fuente de energía primaria sea de origen renovable y la potencia total de las instalaciones de producción asociadas no supere los 100 KW.
  • El tipo B, que contendrá todos los casos de autoconsumo con excedentes que no cumplan los requisitos para clasificarse en alguna de las anteriores modalidades.

2. Se redefine el “autoconsumo” como tal

Ahora se entenderá como tal el consumo de energía eléctrica por parte de uno y/o varios consumidores y asociadas a las mismas de energía eléctrica proveniente de instalaciones de generación próximas a las de consumo.

3. Simplificación de los procesos administrativos

Persiguiendo ese objetivo de fomentar la utilización de energías limpias, el Gobierno pretende simplificar los trámites administrativos y técnicos necesarios.

4. Reglamentación autoconsumo colectivo

5. Se permite que el consumidor y el propietario de la instalación sean diferentes

LOS COSTES DE INSTALACIÓN SOLAR SE HAN REDUCIDO, EN LOS ÚLTIMOS DOS AÑOS, UN 76%. LOS CONSUMIDORES PAGARON DE MEDIA 2,6€/W DE POTENCIA INSTALADA

Además de las novedades que presenta la nueva Ley reguladora del autoconsumo en España, hay otros aspectos que no han variado pero que hay que tener en cuenta si se valora la posibilidad de contratar una instalación para autoconsumo.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE) ha elaborado una guía que recoge los puntos más importantes de la normativa para el autoconsumo, así como las dudas más frecuentes de los clientes potenciales.

1. Burocracia

El papeleo dejará de ser un quebradero de cabeza para los interesados ya que, como hemos dicho, se ha reducido al mínimo. Además, la empresa instaladora del sistema suele encargarse de los trámites administrativos.

2. Obra para la adaptación de la instalación y coste

No es necesario realizar ninguna obra para instalar este tipo de sistemas, por ejemplo, en el tejado de la casa. Lo que sí es necesario es contar con el permiso de la comunidad de vecinos, si es el caso. Además, con la nueva norma, pueden asociarse varios consumidores (vecinos de un mismo edificio, por ejemplo) a una misma planta de generación. En cuanto al coste, es cierto que la inversión inicial ronda puede ir desde los 800 a los 5000 euros (según el tipo de instalación y consumidor), pero la inversión resulta muy rentable. La vida útil de estas instalaciones ronda los 30 años y, según las estimaciones de los expertos, el ahorro anual en la factura de la luz está en torno al 25%. Si hablamos de pequeñas y medianas empresas, la inversión asciende a los 50.000€ pero, a medio-largo plazo, el ahorro en la factura de la luz sería de un 55%.

3. Se permite la instalación de baterías para aprovechar la energía sobrante

LA VIDA ÚTIL DE ESTAS INSTALACIONES RONDA LOS 30 AÑOS Y, SEGÚN LAS ESTIMACIONES DE LOS EXPERTOS, EL AHORRO ANUAL EN LA FACTURA DE LA LUZ ESTÁ EN TORNO AL 25%, POR LO QUE LA INVERSIÓN INICIAL RESULTA RENTABLE

Aquellos que consiguen vencer estos “obstáculos” y dudas iniciales y meterse de lleno en el mundo de las energías renovables, afirman estar más que satisfechos con su decisión, tanto en la esfera privada como en la profesional. Es el caso de La Cartonera Lucentina (Córdoba), compañía dedicada al manipulado de cartón. La empresa, que apuesta por un futuro sostenible, con productos 100% biodegradables y reciclables, instalará una planta fotovoltaica en la sede de la empresa en Lucena con la que cubrirá el 25% de su consumo eléctrico anual.

La empresa ha firmado un acuerdo con la energética EDP para la puesta en marcha de la instalación, que le permitirá generar 145 MWh cada año, el equivalente al consumo anual de 40 familias. La planta fotovoltaica estará situada en las cubiertas de la empresa en el Polígono Industrial Los Santos. Con la puesta en marcha de esta nueva planta, La Cartonera Lucentina reducirá su factura energética 13.000 euros cada año, por lo que amortizará su instalación en seis años. Además, reforzará una de sus prioridades, la sostenibilidad. Con la generación eléctrica para su autoconsumo evitará la emisión a la atmósfera de 33 toneladas de CO2 cada año.

EL AUTOCONSUMO, ESPECIALMENTE LA ENERGÍA FOTOVOLTAICA, SE HA CONVERTIDO EN UNA OPCIÓN VIABLE Y, ADEMÁS, CON UNA TENDENCIA ALCISTA

El autoconsumo, especialmente la energía fotovoltaica, se ha convertido en una opción viable y, además, con una tendencia alcista. Según el último informe presentado por la UNEF (Unión Española Fotovoltaica), el año pasado se instaló un 94% más de potencia fotovoltaica en nuestro país que en 2017. En 2018 se instalaron 261,7 MW, de los que el 90% se corresponden con instalaciones de autoconsumo. Si la tendencia continúa como se prevé, este 2019 será un año de récord para el autoconsumo español y, en particular, para la energía fotovoltaica. Las previsiones apuntan a que se instalarán cerca de 4.000 MW de solar.

Con el Real Decreto sobre autoconsumo que venimos desgranando, España intenta ponerse a la altura de la legislación europea en cuanto a energías renovables. Hay que señalar que esos 261,7 MW que se instalaron en España en 2018, sólo suponen el 3% del crecimiento en la UE. Para conseguir elevar estas cifras en toda la región, la Unión Europea presentó, a finales de 2018, su paquete de medidas “Clean Energy for all europeans” que garantiza, entre otras cosas, el derecho a producir, almacenar y vender tu propia energía. La directiva, orientada al período 2021-2030, pretende reducir también las emisiones de CO2 en, al menos, un 40% para 2030 y asegurar una mayor transparencia en la información ofrecida a los consumidores. España, a través de las medidas recientemente impulsadas por el Gobierno y con el empuje de las directivas europeas a las que diversos proyectos ya se están uniendo, lucha por coger, por fin, la ola de las energías renovables y el autoconsumo que está arrasando en Europa.

Fin del contenido principal