Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

EDPCalefacción

Comienza el contenido principal

Gracias a los sistemas de calefacción modernos, nuestro hogar es un lugar confortable incluso en las condiciones climatológicas más adversas.

Puede nevar en el exterior, pero en casa nos sentimos cómodos y protegidos.

  • Una temperatura de 20°C es suficiente para mantener el confort de una vivienda. En los dormitorios se puede rebajar entre 3 y 5°C.
  • Apaga la calefacción por la noche, y por la mañana no la enciendas hasta después de haber ventilado la casa y cerrado las ventanas.
  • Durante el tiempo que no estás en casa, reduce la temperatura del termostato a 15°C (posición de economía).
  • Revisa anualmente tu calentador o caldera para garantizar una combustión eficiente del aparato.
  • Cuando pongas la calefacción al inicio del invierno, comprueba que los radiadores no tienen aire en su interior (purgar los radiadores).
  • No tapes los radiadores con muebles o cortinas.
  • Si tu calefacción es individual, utiliza un sistema de control y regulación de temperatura (programador) para encenderla y apagarla en los momentos adecuados.
  • Si la calefacción es colectiva y la temperatura que proporciona es demasiado alta, no abras las ventanas, debes cerrar la llave de los radiadores.
  • En invierno, por las noches es preferible que apagues la calefacción.

Fin del contenido principal